ATILRA presente en los anuncios de créditos para el campo

 

Ponce junto a Cristina Kirchner, se dirigieron al país

 

Ponce habla mientras Cristina y los ministros lo siguen con atención.

Fuente: sunchaleshoy – Sunchales todos los días.

 

 

El Secretario General Nacional de ATILRA, Héctor Ponce, fue el único orador junto a Cristina Kirchner en el acto de firma de financiamiento para el sector agroalimentario. El acto tuvo lugar en la Casa Central del Banco de la Nación Argentina.

En el día de ayer, Héctor Ponce, Secretario General de Atilra, ofreció un contundente discurso ante la Presidente Cristina de Kirchner y sus ministros de Trabajo Carlos Tomada y de Economía, Amado Budou y autoridades de la principal casa monetaria del país, siendo junto a la mandataria nacional el único orador del acto de presentación del Programa de Financiamiento para el sector agroalimentario que tuvo lugar ayer en la sede central del Banco de la Nación Argentina de Capital Federal.

Allí, un colmado salón de actos ovacionó al líder de los trabajadores lecheros, seleccionado para ofrecer una impronta sobre la relevancia que tiene esta herramienta para el sector productivo, visto desde la óptica de los obreros.

Fiel a su estilo, Ponce fue mechando sus argumentaciones con citas literarias, provocando reiteradas muestras de adhesión de parte de Cristina Kirchner, quien luego lo destacó en varias ocasiones, evocando diferentes momentos de su discurso.

Sin lugar a dudas, haber ocupado este destacado lugar junto a la Presidente, es un reconocimiento innegable acerca del camino que se viene desandando desde el gremio de los trabajadores lecheros que ha cobrado un rol referencial en el desarrollo de las políticas nacionales del área. En este sentido, no hace muchos meses fueron convocados desde la Subsecretaría de Lechería pudiendo realizar aportes sustanciales en los proyectos a futuro de la cartera, algunos de los cuales están próximos a ser presentados.

Tras la participación, Ponce fue requerido por los medios de comunicación nacionales, quienes se hicieron eco del discurso del secretario en el cual reconoció los logros que desde el Gobierno Nacional, en lo que a lechería se refiere, se han alcanzado.

 

 

 

DISCURSO DE HECTOR PONCE: SECRETARIO GENERAL DE ATILRA

EN EL ACTO DE FIRMA DE CONVENIO BANCO NACION-SECTOR AGROPECUARIO , ANTE LA PRESENCIA DE LA SEÑORA PRESIDENTA CRISTINA FERNANDEZ , LOS MINISTROS DE TRABAJO CARLOS TOMADA, DE ECONOMIA AMADO BOUDU Y DE AGRICULTURA JULIAN DOMINGUEZ

 

“ Quiero agradecer la invitación por parte de la señora Presidenta, habida cuenta de los anuncios que hoy vamos a escuchar y que generan para algunas de las actividades productivas más importantes y vigorosas que tiene nuestro país. Estas constituyen el basamento fundamental de las economías regionales, sin las cuales no podríamos divisar un futuro de grandeza, la tal cual avizoramos para nuestro país.

No todos los gobiernos se han acordado de los  actores que conforman la trama productiva, muchas veces los trabajadores hemos sido dejado de lado, también haciendo autocritica, debo decir que en algún momento las organizaciones sindicales no estuvimos a la altura de las circunstancias. Desde nuestra Organización, sin dejar el objeto primario por el cual fuimos elegidos, que es defender  los intereses de todos los trabajadores de la industria láctea del país, estamos interactuando con todos los eslabones de la cadena láctea, porque tenemos en claro, que ninguno nos vamos a salvar por cuenta propia.

Hace algunos meses atrás, realizábamos en nuestro país una conferencia internacional de trabajadores lácteos de todo el mundo, con la participación de veintidós delegaciones. En aquella oportunidad hicieron ponencia, no solamente los representantes de las organizaciones sindicales, también estuvieron presentes productores lecheros, industriales y el propio estado argentino, en la figura del Ministro de Trabajo, Carlos Tomada y del Sub secretario de Lechería, Arturo Videla.

En función de lo que decimos, hacemos, por ese motivo tomamos como nuestro la obra literaria de Tejada Gómez, cuando este decía que importan dos maneras de concebir la vida, la primera era salvarse solos, arrojando ciegamente a todos de la balsa y la otra era salvarnos con todos, comprometiendo la vida, hasta el último naufrago. Esta filosofía de vida del viejo maestro mendocino, es la esencia y el pensamiento que nuestra organización tiene, no solo en la actividad que estamos inmersos, también en el modelo de país que queremos.

También quiero destacar que este gobierno y el del compañero Néstor Kirchner, no eligió el camino más fácil, haberlo hecho, hubiera significado construir sobre arenas movedizas y todos nosotros tenemos memoria de lo sucedido en el pasado.

Seguramente nuestra Presidenta deberá tener muy en claro un viejo axioma que dice “los corazones menguados, no cosechan rosas en el huerto por temor a las espinas, los virtuosos saben que es necesario exponerse a las mismas, si es que se quieren recoger las flores mejor  perfumadas”. La gestión de este gobierno, como la del compañero Néstor Kirchner, no tenemos ningún tipo de dudas, fueron siempre por las flores más perfumadas.   Así muchas veces, han tenido que pasar por cercos de espinas y hayan salido un tanto lastimados, pero también fortalecidos.

Con orgullo podemos decir, que junto a otros dirigentes, fuimos los primeros en ser convocados por Néstor Kirchner. En ese encuentro nos habló de sus sueños, deseos y esperanzas, advirtiendo las convicciones que tenía para llevar adelante su gestión de gobierno, invitándonos a ser parte activa de su proyecto. También nos dijo sobre las amenazas que veía sobre su idea y de los enemigos que iban a aparecer.  En aquel momento nos nombró algunos de ellos,  yo me reservo esos nombres,    que nosotros vimos actuar con el paso del tiempo.  Por eso decimos que el actual gobierno, como el anterior, no eligió  el camino más fácil, porque también está claro que la gestión de gobierno y como dice la obra literaria de José Ingenieros, suelen tener criticastros, que son aquellas personas cuya incapacidad para construir, los empuja a destruir. Estos son siempre enemigo de la obra, por la sencilla razón que no la escribieron, a decir del poeta José Ingenieros no sabrían que hacer, cuando el criticado le dijera “tomá y hacela mejor”. 

Apoyamos de forma racional la gestión de este gobierno, porque sabemos el por qué del apoyo a  Cristina Fernández, como el de Néstor Kirchner. Por eso quiero agradecer en nombre de ATILRA, a la señora Presidenta, por haber tenido la voluntad política de crear la Subsecretaría de Lechería, con rango distintivo dentro del Ministerio de Agricultura y otorgándole al sector lácteo nacional, un rol protagónico fundamental. También queremos agradecer al gobierno, el habernos acompañado a poner en marcha distintas procesadoras  lácteas que se habían cerrado, generando o recreando trabajo. 

Quiero destacar que estamos trabajando, junto a la Subsecretaría de lechería en todos sus programas,   la liquidación única y el pago por atributo de calidad, es uno de ellos. Yo trabajé  en producción primaria, producción animal y economía agraria y por eso conozco y tengo una relación muy fluida con los productores y recuerdo lo que bregaron para tener esta herramienta, que será fundamental para el futuro de nuestra lechería. Seguramente aparecerán voces en contra, los criticastros de siempre,    pero serán sólo aquellos que quieren seguir funcionando al margen de la economía y de la lechería, dejando un tendal de trabajadores sin la cobertura médica asistencial  necesaria, por eso decimos que somos racionalmente consecuentes con este modelo y con este gobierno.

Debemos seguir trabajando para profundizar el modelo, aun perfectible y levantar la voz en aquellas tribunas donde sea necesaria y no se escuchen otras, que no tengan nada que ver con el aparato productivo que pensamos y soñamos para nuestra Argentina del futuro, trabajando y luchando por un orden social y justicia nueva, donde principalmente  los conceptos de lo justo y humano presidan la reunión de todos los hombres en libertad y en igualdad verdadera.
 

 

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ, DURANTE EL ACTO DE LA FIRMA DE CONVENIOS EN EL MARCO DEL PROGRAMA DE FINANCIAMIENTO AL SECTOR AGROPECUARIO CON EL BANCO NACIÓN, EN EL SALÓN AUDITORIUM DE ESA ENTIDAD, EN LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES.


Muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; señores productores y productoras: realmente es un día muy especial hoy porque estamos aquí, en este ámbito, donde hemos vuelto a poner en marcha el rol para el cual fue creado este Banco, que es precisamente el del fomento y desarrollo de las actividades productivos, de la República Argentina.

Yo quiero, antes de ingresar específicamente en la línea de créditos al sector agropecuario, que se han firmado hoy los convenios, también destacar el rol que viene cumpliendo el Banco Nación, en todo lo que hace al aporte crediticio a la producción, donde tiene un rol - yo diría - principalísimo en lo que es financiamiento de actividades productivas y no de consumo. Y esto es bueno, porque yo muchas veces escucho hablar de números pero cuando se va al financiamiento la mayoría de las entidades financian consumo y no se financia producción e inversión. Si no financiamos producción e inversión, después las cosas no andan bien en economía y casualmente salen a criticar que falta inversión y demás, pero claro necesitamos, que este rol que hoy está cumpliendo el Banco Nación, también sea profundizado y cumplido por el conjunto del sistema financiero argentino, que además - afortunadamente - tiene buena solvencia y buena posición para hacerlo.

Esta línea 400, que es la línea que estamos hablando hoy, que es la línea de Pymes significó en el Banco Nación un giro de ciento ochenta grados porque en el año 2003 la mayoría se prestaba a grandes empresas, y hoy, más del 50 por ciento de la cartera activa es para pequeñas y medianas empresas. Es un giro en la política porque sabemos - como pasa en todas las partes del mundo - que son las pequeñas y medianas empresas las grandes generadoras de trabajo.

Y también los número, que no pudo seguir el corto, porque no sé se le chispoteó, qué pasó ahí, entonces la locutora hizo un giro y siguió para que no se dieran cuenta, pero en realidad me parece que tenía que decir algunas cosas, como es la curva cómo ha modificado de préstamos, del año 2002 a la fecha. Yo aquí tengo algunas cuestiones que son interesantes y quiero ponerme los lentes para no equivocarme. Estamos con una cartera activa, esto es cartera que no está en mora, del 93 por ciento, en el sector agropecuario, porque digamos que la mora del Banco es del 0.8, es la mora de toda la cartera más baja de toda su historia.

En el sector agrícola, es un poquito más alta, estamos en el 7 por ciento porque aún falta completar transferencias de deudas, que deben absorber las provincias; ya lo hizo la provincia - por ejemplo - de Chaco y la Rioja; está en tratamiento la provincia de Buenos Aires; Entre Ríos y Mendoza que lo han aprobado sus legislaturas y esperamos que Río Negro y Santa Fe, también Santa Fe que es una gran receptora de créditos del Banco Nación también apruebe esto y permita por lo tanto bajar esta morosidad y entonces tener todavía mayor capacidad prestable para los que pagan, que afortunadamente son mayoría.

Pero quiero decirles lo que pasaba, por ejemplo, en el año 2002, en materia de financiaciones agropecuarias, sobre todo porque muchas veces uno escucha algunos comentarios que parece que hubiéramos venido del paraíso y ahora estuviéramos en el infierno, y cuando uno mira los números objetivos, puntuales, claros y concretos es exactamente al revés. En el año 2002, la cartera activa agropecuaria era de 1.048 millones de pesos y la pasiva, la que no se pagaba era de 2.320 millones. Esto cayó totalmente y hoy solamente son 167 millones, una vez que se completen los acuerdos con las provincias, con lo cual la disminución de la mora ha sido del 93 por ciento y el aumento en cuanto a la variación de cartera activa ha sido de 425 por ciento. Porque con lo que hoy estamos haciendo, con estos 2.200 millones de hoy estamos completando, en los últimos cinco años, una inversión - en la línea de 400 - de 5.500 millones de pesos al sector agropecuario, la mitad de la línea 400 es sector agropecuario (50 por ciento) y la otra mitad es sector industrial, o sea el sector no agropecuario, que puede ser comercial, servicios, industrial, etc.

Una cosa antes que me olvide con las Conserjerías, no le pongan conserjerías agrícola, pónganles agroindustrial, porque me parece que tenemos que dar el mensaje que no queremos quedarnos con una exportación primaria, sino que queremos agregarle valor a toda la cadena, como bien dijo el señor secretario general de ATILRA, con muy buen criterio porque agregar valor significa generar trabajo en la República Argentina.

También quiero y ya que hablamos de trabajo para decir las cosas un poquito más fuertes al principio, voy a terminar con la más linda porque como cuando uno hace el discurso... que hablando de trabajo - y mirando acá al ministro de trabajo y viendo algunas cosas que hemos visto en los medios acerca de las condiciones de los trabajadores rurales, que condiciones del siglo XVII, o del siglo XX, a principios, en Patagonia, por ejemplo cuando sucedieron los hechos de la Patagonia Trágica, una cosa que me toca personalmente muy de cerca, porque hasta conservo testimonios fotográficos de los sucesos de aquellos años, yo he pedido también aquí hoy la presencia del señor ministro de Trabajo porque me gustaría que mañana - señor ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación - en la reunión con las cámaras patronales, además de hablar de rentabilidad y los problemas que puede tener el sector también hablemos de las cuestiones de trabajo.

. Lo vamos a invitar al señor ministro de Trabajo porque también queremos plantear algunas cuestiones que son importantes. Esto no significa que todos aquellos que tienen una actividad rural explotan a la gente, por favor. Nada más alejado de eso, estamos hablando de temas puntuales, estamos hablando de casos puntuales, y estamos hablando de la necesidad de que esto sea abordado también con lo que son las cámaras patronales, porque en definitiva las cámaras patronales rurales tienen que tomar una activa intervención en la defensa de este sector y lograr que estos enclaves, que son minoritarios, estoy absolutamente convencida, sean eliminados permitiendo una amplia inspección y desaparezca porque esto se va a utilizar para desprestigiar al sector y eso no está bien. No queremos que se desprestigie ningún sector, y menos un sector que tiene un rol tan importante en la actividad económica argentina, queremos contribuir al prestigio del sector y yo creo que esto lo pueden hacer muy bien las cámaras rurales.

Y también hacerme eco de lo que dijo el señor secretario general de ATILRA, también que los sectores sindicales representativos del sector también tomen cartas en el asunto porque es evidente que si el sector que representa la actividad, que tiene una participación más activa... no me imagino - por ejemplo - encontrar camioneros en esas condiciones, para decirlo más claro.. Yo estoy segura que por ahí a muchos no le caerá simpático el señor Secretario General de la CGT, bueno en fin cosas que suceden porque siempre hay intereses contrapuestos o estilos, pero yo estoy segura que no encontramos ni buscándolo con lupa alguien que tenga condiciones en ese sector de trabajadores. ¿Por qué? Porque hay una dirigencia sindical que representa los intereses del sector y también los defiende. Entonces estás cosas siempre suceden no solamente por culpa de un solo sector, sería muy maniqueo esto. El sector patronal, obviamente, siempre tiende a maximizar sus beneficios, esto no quiere decir que uno lo justifique. Hay empresarios con muchísima responsabilidad social, que como decía él, están trabajando en capacitación laboral y habrá otros que se quieren aprovechar. Es precisamente que todos - dirigentes sindicales, dirigentes patronales o empresariales y el Estado - tenemos que contribuir todos para que estos casos sean extirpados y nos desprestigien al sector, a la actividad y también a la Argentina. Porque cuando se desprestigia un productor argentino, cuando se desprestigia una actividad tan importante, como es la actividad agrícola ganadera en el país, también se desprestigia el país. Esto es una defensa del país, no es un ataque a nadie.. Y esto creo que lo tenemos que visualizar en estos términos.

La verdad que la bonificación, que hace el Estado, a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería, de la tasa que nos lleva a préstamos de una tasa del 8 por ciento, hoy firmamos 840 millones para molinería; 300 para lechería; 100 millones para vitivinicultura, junto con COVIAR; 200 millones para porcinos, ahí tenemos un puntito menos, lo hace a través de la ANSES, una tarea alternativa que tiene - ya les dije las propiedades que tiene, alguna vez, no quiero repetirlas - y los 840 millones para tasa cero. Ahí hay subsidio de 14 puntos para precisamente defender el precio de los productores de trigo, frente a los grandes sectores.
Yo digo, yo estaba mirando en esta última línea de ayuda de los pequeños frente a los grandes, no es que en economía haya malos y buenos, el tamaño también decide el precio no solamente en el trigo, no solamente en la Argentina, sino en todas las actividades económicas en todo el mundo. Pero yo digo estás cosas porque muchas veces los chicos terminan jugando, en determinados momentos, a favor de los grandes sin darse cuenta, y muchas veces en contra de sus propios intereses, que es un cosa que siempre he tratado de explicar. Por allí lo he explicado mal, por allí no se ha entendido, seguramente ha sido responsabilidad mía no saberlo explicar adecuadamente. Pero la verdad es que en estos momentos uno advierte cómo el Estado va en defensa, aún de aquellos que muchas veces no comprenden que el Estado es su principal aliado y no su enemigo, porque por ahí hay prejuicios fundamentalmente de carácter cultural frente al rol del Estado.

Y la verdad que el rol del Estado, por lo menos en el modelo que nosotros propiciamos es un Estado muy activo, en materia de políticas que precisamente apuntan al desarrollo, apunten a la inclusión social, apunten al valor agregado. La modificación en materia de tasas, en materia de mora que ha tenido el Banco Nación también nos ha permitido hacer esto. Y el Banco Nación ha hecho esto porque hay condiciones macroeconómicas del país que permiten que sus créditos sean pagados, sus créditos sean devueltos, vuelva a prestar y así la rueda continúe esto. Como lo decía, ayer, cuando anunciábamos una obra importantísima también para la actividad, como es el abordaje de la obra del Salado medio, con 1.500 millones de pesos, que va a significar bueno incorporar también en lechería un 11 por ciento más de actividad; un 10 por ciento en materia de granos, y un 8 por ciento en materia de carne. Una obra muy importante, que además también contribuye a consolidar los cascos urbanos de nuestros pueblos rurales. Afecta al 50 por ciento de la totalidad de la superficie de la provincia de Buenos Aires; 17 millones de hectáreas.

Saben que terminamos el tramo uno y dos, que insumió 323 millones. Esto fue hecho durante la gestión del Presidente Kirchner, que tuvo una visión estratégica en esto de visualizar al tema del Salado como un problema estructural no solamente de la provincia de Buenos Aires, sino de la República Argentina. Los préstamos que también se han desarrollado para completar estos 5.500 millones de los que hablamos hoy solamente con el Banco de la provincia de Buenos Aires, en distintos préstamos: 640 millones de préstamos directos al banco también para poder contribuir con capital de trabajo, operativo, plan ganadero. En fin, todo lo que es y constituye la provincia de Buenos Aires entre el 25 y el 30 por ciento del PBI nacional.

Y siguiendo con este tema, un tema que también es muy importante y que ha finalizado el año con lo que tanta polvareda levantó en algún momento: los derechos de exportación sobre la soja y que el año pasado en un hecho inédito también, en los 200 años de historia, decidimos también coparticipar con las provincias argentinas y hemos terminado el año con exactamente 7.457 millones distribuidos, girados a las provincias en conceptos de derechos de exportación, que es más del 10 por ciento de los 69 mil millones que por el total de coparticipación del resto de los impuestos se distribuyó entre las provincias argentinas, que dicho sea de paso también aumentó un 32.5 por ciento, con lo cual el aumento entre coparticipación y soja ha sido del 43,25 por ciento para todas las provincias argentinas, es lo que va del año 2010.

. Esto también ayuda porque significan obras de infraestructuras para todas las provincias argentinas.

Y creo que en definitiva esto que estamos haciendo hoy, aquí en el Banco Nación, lo que hicimos ayer en la Cuenca del Salado, lo que voy a hacer dentro de algunos instantes porque de aquí me voy a cruzar de la firma Toyota, esto ya no tiene que ver con el campo, aunque si tiene que ver con el campo porque la Hilux, está mal que lo digan, me van a matar los otros, acá morí, bueno no importa la Toyota Hilux me dicen que es una de las que más se compra en el sector y Toyota viene a anunciarnos una inversión de 126 millones de dólares, para el año 2011-2012. lo que va a significar un incremento de, a partir de octubre de este mismo año, del 41 por ciento de su producción y lo que es más importante: casi mil puestos de trabajos, 600 y pico en Toyota mismo que son los directos y los proveedores porque también una parte de ese préstamo (20 millones) va a proveedores, en 349 empleados, o sea más de mil puestos de trabajos que además -como todos sabemos - son puestos muy bien remunerados, exigen alto grado de capacitación..

En definitiva, una Argentina que crece, una Argentina que apostó a un modelo de agregar valor, de terminar con las antinomias entre exportación y mercado interno, que desarrollamos mucho el mercado interno como se ha visto en esta explosión de consumo popular, de verdadero consumo popular que vimos - afortunadamente - durante este año superando el año 2009, pero que tuvo su base, su posibilidad de tener esa explosión de consumo precisamente en todas las políticas contracíclicas, en todas las políticas activas, que tomamos durante el año 2009. El año 2010 con este crecimiento récord en materia de industria de la construcción, de producción automotriz, hasta de producción de motos, que no es un dato menor, porque ellas significa el ascenso de los sectores más postergados, el que se compra la moto es alguien que obviamente no ha podido llegar al auto, porque es obviamente mucho, muchísimo, infinitamente más barato y también hemos batido récord históricos en materia de producción de motos. Exactamente terminamos el año con 559 mil patentamientos, en 56.289 motos de diciembre, el año récord también de toda la producción de motos.

Así que realmente muy contentos, si no fuera bueno por algunas espinas que no son las que producen los demás, son otras espinas, pero se imaginan cuáles serán, pero bueno lo importantes es que él y tantos otros argentinos soñaron para este país, un país en crecimiento, un país con inclusión social, un país en el cual podemos ser tomados como ejemplos. El otro día yo leí un artículo del Premio Nobel, Joseph Stigliz y realmente sentí, como argentina, primero, y también no les voy a mentir, como Presidenta, después, un poco de orgullito, un gran orgullo porque esto lo hicimos nosotros, es una empresa colectiva, esto no es solamente un hombre, una mujer, un dirigente. Esto es un proceso colectivo, un proyecto colectivo, un proyecto que convoca a millones de argentinos, inclusive aquellos que por allí no se dan cuenta de lo beneficioso que es para todos y por allí por prejuicios culturales no lo comparten; esa es la gran diferencia - digo yo siempre - entre un proyecto de exclusión, un modelo económico, social y político de exclusión y un modelo de inclusión. En el de exclusión terminan quedando muy pocos adentro y finalmente termina implosionando; en el de inclusión, aún los que no están de acuerdos son incorporados, tienen beneficios, tienen ganancias. Es más por ahí se llega a la paradoja de que aquellos que más han acumulado son los que por ahí más se quejan. Pero bueno eso me parece más que como proceso económico político debíamos verlo como proceso sociológico en la Argentina o psicológico, no sé todavía.

Pero bueno algunas de las dos cosas seguramente es, por la sociología o por la psicología, pero por alguno de los dos lados lo sacamos.

Yo quiero también agradecer la inmensa labor del presidente del Banco Nación, de Juan Carlos Fábrega, que además recién cuando estábamos en su despacho, todo el Banco Nación es un cosa muy gigante, muy pomposa y muy grandiosa y me decía que de 119 años del Banco y 43 años ha trabajado este hombre aquí adentro, eso es también un mérito, es también un reconocimiento a la labor de los cientos de miles de trabajadores que han pasado por esta institución que uno de los suyos, después de tantos años, hoy, pueda estar al frente de él y hacerlo bien.
En cuanto a la puesta que mencionaba el señor secretario de ATILRA, de la lechería, la verdad que dentro de todas las actividades agropecuarias, siempre lo digo yo y lo dicen todos, no es que sea una genialidad mía, es la que demanda más tiempo, es la que demanda más sacrificio, son los 365 días del año, son las 24 horas del día. Además el lechero, ahora la figura del lechero ya no existe, vas al supermercado y comprás el cartón, pero cuando yo era chica estaba el lechero, sí sobre todo para los que dicen que me quiero hacer la joven, nada, estaba el lechero o iba a comprar con el tarrito ese de aluminio con manguito de madera la leche que te la vendían en el negocio como en un bidón grande o te la tiraban directamente del tarro. Es una actividad muy importante y a la cual le hemos dado el rango que merecía a la subsecretaría; le dicen Arturo Videla, pero en realidad se llama Jorge Videla, se imaginan porqué le dicen Arturo, por obvias razones, pero bueno no importa es muy bueno y trabaja muy bien. Yo cuando escuché Arturo Videla dije: ¿quién es ese? Porque yo lo conocía como Jorge Videla, pero es el monje el que hace al hábito y no el hábito al monje, así que le digan Jorge Videla no más que es un buen subsecretario de lechería.

La verdad que estamos muy contentos porque pasamos momentos difíciles, pero ha sido muy buen año para el sector, pasamos momentos difíciles en la lechería, yo me acuerdo cuando dimos el subsidio de 500 millones de pesos. ¿Fue el año 2009, no es cierto? 2009, donde realmente teníamos si no puré de leche y salimos con aquel subsidio. Me acuerdo que fue tan importante para ayudar a todo el sector y seguir apostando, ganar mercados, a más producción, a más valor agregado. Yo les puedo asegurar que el mundo nos está esperando, quieren nuestros productos. La creación de estas nuevas cincos conserjerías agroindustriales, ya le cambié el nombre, les aclaro, no son más agrícolas, agroindustriales, que vamos a colocar una más en China, otra en Rusia, otra en Arabia, otra en Sudáfrica (en Pretoria) y otra en Panamá van a significar también colocarnos en mercados muy importantes.

Yo siempre le digo a nuestro Canciller que la cancillería tiene que ser como son todas las cancillerías del mundo: vendedoras de los productos argentinos y defensoras de los que producen y trabajan en la República Argentina. Y además lo podemos hacer con orgullo porque cuando vendemos algo no es metiéndole el perro a nadie, al contrario, tenemos en todos los productos que exportamos una altísima calidad, reconocida por todo el mundo. Así que me siento muy orgullosa realmente de estas líneas de créditos, de estás nuevas conserjerías, y en general, de todas las cosas que hicimos, que estamos haciendo y que vamos a seguir haciendo todos los argentinos.

Muchas gracias y muy buenas tardes a todos y a todas.