POLICONSULTORIOS AMEL INFORMA.

 

La construcción de la adicción

 

Imágenes internas construidas durante su infancia interfieren en la percepción del adicto

 

La adicción es el final de un camino que se construye desde el comienzo de la gestación del sujeto, el cual es influido por un contexto altamente conflictivo.

 

El adicto se gesta, desarrolla, forma y crece en un grupo familiar disfuncional, donde él es elegido como el portavoz de este sistema tóxico. Pertenece a un grupo familiar donde fue sometido a frustraciones de manera crónica de las necesidades, tales como alimento materno nutricional, alimento espiritual y presentación de límites o normas.

 

Estas familias se caracterizan también por presentar disfuncionalidad en la resolución de la simbiosis entre el binomio madre-hijo, como así también existe una imagen ausente del rol paterno.

 

El paciente tiene una imagen distorsionada de los miembros de su familia, con los que no puede comunicarse precisamente por esta perturbación en el vínculo. Su emisión y recepción de mensajes son permanentemente interferidas por la proyección de imágenes internas construidas durante su infancia en situaciones de frustración o gratificación que no puede modificar. Estas imágenes no coinciden con la realidad, porque se configuran sobre la base de los vínculos buenos y malos, siguiendo un modelo estereotipado y arcaico.

 

Esta persona adicta en este contexto no logra desarrollar las habilidades y herramientas para afrontar situaciones críticas, desarrolla una autoestima baja y un bajo umbral de resistencia a la frustración.

 

Es por ello que la sola voluntad del adicto no es suficiente para recuperarse, es necesario el acompañamiento y contención de su contexto y familia, como así también de un abordaje interdisciplinario.

 

Insistiremos en el concepto de adaptación activa, pues resulta fundamental para la elaboración de una teoría de la salud y la enfermedad mental. El concepto de adaptación activa que proponemos es un concepto dialéctico en el sentido de que en tanto el sujeto se transforma, modifica al medio y al modificar al medio se modifica a sí mismo. Entonces, se configura una espiral permanente, por la cual un enfermo que está en tratamiento y mejora opera simultáneamente en todo el círculo familiar, modificando estructuras en ese medio.

 

Actualmente la Seccional Villa María de Atilra, ubicada en Belgrano 280, cuenta con un equipo de profesionales capacitados y dedicados a la prevención y asistencia de adicciones desde un paradigma integral, que tiene como objetivo generar un cambio y mejoramiento en el estilo y calidad de vida de la persona y su entorno familiar y social, logrando una reorganización de su cotidianeidad que permita un día a día libre de consumo.

 

El equipo se encuentra conformado por la psicóloga Luciana Beletti, el psiquiatra Gustavo Garello, el especialista en toxicología Ricardo Racca, el terapeuta en adicciones Gustavo Ballas y la trabajadora social y coordinadora Constanza Bencid.

 

Constanza Bencid

Trabajadora Social

MP 10-2845