OSPIL INFORMA.

 

As­ma bron­quial: una enfermedad en expansión

 

El incremento en la contaminación de la atmósfera hace crecer la cantidad de casos

 

 

El as­ma bron­quial es una de las en­fer­me­da­des obs­truc­ti­vas del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio. Com­par­te es­te es­pa­cio con otras co­mo la bron­qui­tis cró­ni­ca, el en­fi­se­ma, et­cé­te­ra.

Afec­ta tan­to a ni­ños co­mo a adul­tos, co­mien­za a cual­quier edad y pue­den pa­de­cer­la las mu­je­res y los va­ro­nes in­dis­tin­ta­men­te.

Es una en­fer­me­dad cu­yo sus­tra­to es emi­nen­te­men­te in­fla­ma­to­rio, pe­ro pue­de ser de­sen­ca­de­na­da por di­ver­sos dis­pa­ra­do­res, ta­les co­mo as­pi­ra­ción de in­sec­ti­ci­das (ci­per­me­tri­na) hu­mos de dis­tin­ta ín­do­le, pol­vi­llos in­dus­tria­les o agrí­co­las (za­ran­deo de gra­nos), al­gu­nos me­di­ca­men­tos co­mo la as­pi­ri­na u otros an­tiin­fla­ma­to­rios no es­te­roi­deos (AI­NES), cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra o as­pi­ra­ción de ai­re frío co­mo sue­le ocu­rrir con el as­ma en el de­por­te, don­de au­men­ta la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria y co­mo con­se­cuen­cia des­cien­de la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re ins­pi­ra­do, al­gu­nos co­lo­ran­tes ali­men­ta­rios, co­mo la tar­tra­zi­na y los sul­fi­tos han si­do in­di­ca­dos co­mo fac­to­res de­sen­ca­de­nan­tes, la lis­ta es in­ter­mi­na­ble al pun­to que hay pa­cien­tes as­má­ti­cos que em­peo­ran su res­pi­ra­ción con la ri­sa o el llan­to

En el mun­do hay más de 150 mi­llo­nes de afec­ta­dos y la pre­va­len­cia es­tá en cons­tan­te ex­pan­sión da­do el in­cre­men­to de con­ta­mi­na­ción del ai­re.

Los sín­to­mas pue­den ir des­de una sim­ple tos, ge­ne­ral­men­te im­pro­duc­ti­va, pa­san­do por dis­tin­tos gra­dos de fal­ta de ai­re y dis­con­fort res­pi­ra­to­rio y has­ta cua­dros de ver­da­de­ra in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria, re­qui­rien­do de in­ter­na­ción en te­ra­pia in­ten­si­va y uso de res­pi­ra­dor ar­ti­fi­cial (asis­ten­cia res­pi­ra­to­ria me­cá­ni­ca).

Afor­tu­na­da­men­te es­to ocu­rre só­lo en una mi­no­ría de ca­sos, da­do que si la con­sul­ta es pre­coz, exis­te de par­te del es­pe­cia­lis­ta me­di­ca­ción que im­pe­di­ría lle­gar a es­ta­dios pe­li­gro­sos de la en­fer­me­dad.

En la gran ma­yo­ría de los pa­cien­tes as­má­ti­cos es po­si­ble ins­tau­rar tra­ta­mien­tos con re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios. 

Cuan­do el pa­cien­te ex­pe­ri­men­ta sín­to­mas ta­les co­mo fa­ti­ga pa­ra rea­li­zar ta­reas o se agi­ta o per­ci­be sil­bi­dos en el pe­cho, de­be con­sul­tar in­me­dia­ta­men­te con su mé­di­co neu­mo­nó­lo­go. 

Hoy en día exis­te a dis­po­si­ción de los es­pe­cia­lis­tas una gran va­rie­dad de me­di­ca­men­tos efec­ti­vos pa­ra es­te mal, el uso de ellos de­be­rá ser com­ple­ta­men­te in­di­ca­do y con­tro­la­do por el mé­di­co tra­tan­te, ya que pue­den ser pe­li­gro­sos si se los usa por sí mis­mos (au­to­me­di­ca­ción). 

Es cu­rio­so des­ta­car que aún no exis­te una cu­ra to­tal pa­ra es­te mal, pe­ro sí mé­to­dos muy in­te­re­san­tes y efec­ti­vos pa­ra el con­trol de la mis­ma.

En con­clu­sión, se pue­de de­cir que el as­ma bron­quial es una en­fer­me­dad que se tra­ta exi­to­sa­men­te, los re­sul­ta­dos sue­len ser muy bue­nos y por to­do ello el pa­cien­te no de­be di­fe­rir­lo y con­sul­tar­lo in­me­dia­ta­men­te cuan­do al­gu­no de los sín­to­mas apa­rez­ca.

 

Dr. Ho­ra­cio O. Bar­be­ris 

MP 13855/4- MN 65210- ME 4527

Po­li­con­sul­to­rios AMEL