OSPIL INFORMA.

 

La per­so­na de­trás del pa­cien­te

Quien acude a una consulta es una totalidad biopsicosocial y, como tal, debe ser tratada

 

La for­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud (agen­tes de sa­lud) se fo­ca­li­za ca­da vez más en la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, cen­tra­da pre­do­mi­nan­te­men­te en el des­cu­bri­mien­to de di­fe­ren­tes pa­to­lo­gías y sus res­pec­ti­vas te­ra­péu­ti­cas.


A lo lar­go de la his­to­ria se han ge­ne­ra­do im­por­tan­tes avan­ces en es­te sen­ti­do. No ca­be du­da de que son apor­tes de in­cal­cu­la­ble va­lor cien­tí­fi­co.


Sin em­bar­go, so­mos tes­ti­gos del acre­cen­ta­mien­to de di­ver­sos "ma­les­ta­res" que aque­jan a nues­tra per­so­na, fa­mi­lia, so­cie­dad y por qué no tam­bién a nues­tra cul­tu­ra (tras­tor­nos de la con­duc­ta, de la an­sie­dad, de la ali­men­ta­ción, adic­cio­nes).


Son de acuer­do a la ca­li­dad del vín­cu­lo que los pa­dres es­ta­ble­cen con sus hi­jos, las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­sa­rro­lla­rá és­te en su per­so­na­li­dad. Di­cha es­truc­tu­ra bá­si­ca fun­da­men­tal se ge­ne­ra en los pri­me­ros años de vi­da, de ahí la im­por­tan­cia de in­ter­ve­nir des­de las eta­pas más tem­pra­nas.


No es ta­rea sen­ci­lla des­cu­brir el ori­gen de di­chas pro­ble­má­ti­cas, más aún te­nien­do en cuen­ta que en ca­da ca­so esa gé­ne­sis es sin­gu­lar. Y re­quie­re de la aten­ción de un pro­fe­sio­nal idó­neo, ca­paz de in­ter­ve­nir a tiem­po y en to­do ca­so, el gran apor­te en es­te sen­ti­do se­rá de ti­po pre­ven­ti­vo.


Y la pre­ven­ción en sa­lud men­tal im­pli­ca in­ter­ve­nir des­de la épo­ca más tem­pra­na del de­sa­rro­llo, más pre­ci­sa­men­te los pri­me­ros años de vi­da. Allí don­de se cons­tru­yen los ci­mien­tos so­bre los cua­les se edi­fi­ca la per­so­na­li­dad del in­di­vi­duo.


Es muy im­por­tan­te des­ta­car tam­bién un as­pec­to de la pre­ven­ción so­bre el cual es ne­ce­sa­rio re­fle­xio­nar: la ca­li­dad de las in­ter­ven­cio­nes pro­fe­sio­na­les.


El pa­cien­te que acu­de a una con­sul­ta es an­te to­do una per­so­na, in­di­vi­duo, es una to­ta­li­dad biop­si­co­so­cial y co­mo tal, de­be ser tra­ta­do.


En es­te sen­ti­do, es opor­tu­no con­si­de­rar que pa­ra los agen­tes de sa­lud es ne­ce­sa­rio au­toe­va­luar sus in­ter­ven­cio­nes y la mi­ra­da con res­pec­to a los pa­cien­tes y a su rea­li­dad. Y en es­ta eva­lua­ción, re­va­lo­ri­zar la es­cu­cha (el co­lo­car­se en lu­gar del otro).


El ejer­ci­cio de di­cha fun­ción con ca­da pa­cien­te es fun­da­men­tal, ya que le per­mi­te al pro­fe­sio­nal no só­lo co­no­cer, si­no prin­ci­pal­men­te com­pren­der y, en con­se­cuen­cia, en­ca­mi­nar la te­ra­péu­ti­ca más ade­cua­da a se­guir.

 

María de los Angeles Mainardi
Lic. y prof. en Psicología
MP 2672
Policonsultorios AMEL