OSPIL INFORMA.

 

El peso corporal y los cálculos biliares

 

Los me­ca­nis­mos res­pon­sa­bles de la formación de cálculos per­ma­ne­cen aún des­co­no­ci­dos

 

La obe­si­dad y la pér­di­da de pe­so son fac­to­res de ries­go im­por­tan­tes en el de­sa­rro­llo de cál­cu­los bi­lia­res. El prin­ci­pal fac­tor de ries­go nu­tri­cio­nal en el de­sa­rro­llo de cál­cu­los bi­lia­res es la obe­si­dad. Otros fac­to­res son el co­les­te­rol sé­ri­co y los ni­ve­les de tri­gli­cé­ri­dos, ex­ce­si­va y des­ba­lan­cea­da in­ges­ta ca­ló­ri­ca, pe­río­dos de ayu­no de más de ocho ho­ras, die­tas hi­po­ca­ló­ri­cas de me­nos de 700 kcal­/día, es­pe­cial­men­te en su­je­tos obe­sos y nu­tri­ción pa­ren­te­ral por pe­río­dos ma­yo­res a las dos se­ma­nas.

 

Los me­ca­nis­mos res­pon­sa­bles, per­ma­ne­cen aún des­co­no­ci­dos. Mu­chos es­tu­dios han de­mos­tra­do que las mu­je­res que pre­sen­tan un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral (BMI) de 30 ó más, tie­nen, al me­nos, do­ble pro­ba­bi­li­dad de de­sa­rro­llar cál­cu­los bi­lia­res, que las mu­je­res con un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral me­nor a 25. Es im­por­tan­te aña­dir, que cuan­to más obe­sa sea una per­so­na, ma­yor ries­go ten­drá de de­sa­rro­llar cál­cu­los bi­lia­res.

 

To­da­vía no es­ta cla­ro por qué la obe­si­dad im­pli­ca un ries­go ma­yor en la for­ma­ción de es­tos cál­cu­los, pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res creen que en los obe­sos, el hí­ga­do pro­du­ce una can­ti­dad muy ele­va­da de co­les­te­rol; es es­te ex­ce­so de co­les­te­rol el que pro­du­ce la so­bre­sa­tu­ra­ción en la ve­sí­cu­la bi­liar.

 

Los cál­cu­los bi­lia­res, son una de las más im­por­tan­tes com­pli­ca­cio­nes mé­di­cas de la pér­di­da de pe­so rá­pi­da y en for­ma vo­lun­ta­ria. Las die­tas muy ba­jas en ca­lo­rías son las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles (Se con­si­de­ra co­mún­men­te que una die­ta es muy ba­ja en ca­lo­rías cuan­do se in­gie­ren 800 kcal o me­nos a lo lar­go del día, los ali­men­tos son pre­do­mi­nan­te­men­te lí­qui­dos y la die­ta se prac­ti­ca, apro­xi­ma­da­men­te, por un pe­río­do de 12 - 16 se­ma­nas). Va­rios es­tu­dios han de­mos­tra­do que en­tre 10%-15 % de los obe­sos que es­ta­ban prac­ti­can­do es­te ti­po de die­tas, muy ba­jas en ca­lo­rías, de­sa­rro­lla­ron cál­cu­los bi­lia­res. Otro gran es­tu­dio mos­tró que las mu­je­res que ha­bían per­di­do de 5 - 10 kg de pe­so (en un pe­río­do de dos años), tu­vie­ron 44% más pro­ba­bi­li­dad de de­sa­rro­llar cál­cu­los que las que ha­bían con­ser­va­do es­ta­ble su pe­so. Las que ha­bían per­di­do más de 10 kg de pe­so tu­vie­ron ca­si el do­ble de pro­ba­bi­li­dad de de­sa­rro­llar cál­cu­los.

 

Los in­ves­ti­ga­do­res creen que una de las cau­sas de es­to po­dría ser que al ha­cer die­ta, cam­bian las con­cen­tra­cio­nes de co­les­te­rol y sa­les bi­lia­res en la ve­sí­cu­la. Mien­tras au­men­ta la con­cen­tra­ción del co­les­te­rol, se re­du­ce la de sa­les bi­lia­res. Ade­más de es­to, los há­bi­tos co­mu­nes en­tre los que prac­ti­can es­te ti­po de die­tas, de ha­cer ayu­nos, sal­tear co­mi­das ( por ejem­plo, el de­sa­yu­no) ha­cen de­cre­cer las con­trac­cio­nes de la ve­sí­cu­la, que si no va­cía re­gu­lar­men­te su con­te­ni­do, pro­ba­ble­men­te fa­ci­li­te la for­ma­ción de cál­cu­los.

 

Sin em­bar­go, en un es­tu­dio, en el que se pres­cri­bió una die­ta de 1200 kcal/d (5025kj/d), con ali­men­tos re­gu­la­res y 20g/d de lí­pi­dos (15 % de las kcal), por un pe­río­do de 16 se­ma­nas, no se ob­ser­vó una al­ta ta­sa de for­ma­ción de cál­cu­los bi­lia­res en pa­cien­tes mo­de­ra­da­men­te obe­sos.

 

 

Dr. Cris­tian Ai­ma­le

Ci­ru­ja­no Ge­ne­ral

Matrícula 30742 

Po­li­con­sul­to­rios AMEL