OSPIL INFORMA.

 

Seguridad, salud y horarios rotativos en el trabajo: una prioridad sindical

 

El tra­ba­jo noc­tur­no im­pli­ca que de­be­mos ser pro­duc­ti­vos en un ho­ra­rio en el que nues­tro cuer­po pi­de a gri­tos des­can­sar

 

Este informe fue solicitado a los autores por los directivos de ATILRA, Seccional Villa María. Ambos profesionales son parte del Equipo de Prevención de la Salud de la seccional y ven con mucha preocupación el estado de salud de aquellos trabajadores que hacen horarios nocturnos.

 

Des­de 1998, Tra­ba­jo sin Ries­go, Pro­gra­ma de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), de Se­gu­ri­dad y  Sa­lud en el Tra­ba­jo y Me­dio Am­bien­te, es­tá or­ga­ni­zan­do los es­fuer­zos de la or­ga­ni­za­ción por pro­mo­ver la sa­lud en el tra­ba­jo. Se tra­ta de una ta­rea gi­gan­tes­ca cuan­do se tie­ne en cuen­ta la can­ti­dad de per­so­nas que mue­ren o su­fren he­ri­das en el tra­ba­jo. 

En las úl­ti­mas dé­ca­das, las nue­vas ten­den­cias eco­nó­mi­cas nos han con­du­ci­do a ho­ras de tra­ba­jo ca­da vez más di­ver­sas, des­cen­tra­li­za­das e in­di­vi­dua­li­za­das. Es­tas ten­den­cias han au­men­ta­do la ten­sión en­tre las ne­ce­si­da­des y las pre­fe­ren­cias de los tra­ba­ja­do­res, en lo que se re­fie­re a ho­ras de tra­ba­jo y las exi­gen­cias de los ne­go­cios. Es­tos cam­bios in­clu­yen, ca­da vez con más fre­cuen­cia, las re­la­cio­nes de tra­ba­jo orien­ta­das a re­sul­ta­dos; la di­vi­sión del tiem­po de tra­ba­jo en seg­men­tos más pe­que­ños, pa­ra adap­tar­se de me­jor ma­ne­ra a las ne­ce­si­da­des del per­so­nal y a las exi­gen­cias de los clien­tes; y la ex­pan­sión de las ho­ras de aper­tu­ra y de fun­cio­na­mien­to ha­cia una “eco­no­mía de 24 ho­ras”. Es­ta nue­va rea­li­dad ha le­van­ta­do nue­vas in­quie­tu­des, co­mo las de­si­gual­da­des so­cia­les re­la­cio­na­das al tiem­po de tra­ba­jo, par­ti­cu­lar­men­te en re­la­ción al gé­ne­ro; la ca­pa­ci­dad de los tra­ba­ja­do­res de equi­li­brar su tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do y su vi­da per­so­nal; la re­la­ción en­tre las ho­ras de tra­ba­jo y el tiem­po de so­cia­li­zar y pri­mor­dial­men­te en su sa­lud. 

Los tra­ba­ja­do­res so­me­ti­dos a la­bo­rar por tur­nos ro­ta­ti­vos tie­nen un des­gas­te mu­cho ma­yor que los tra­ba­ja­do­res que rea­li­zan sus la­bo­res en tur­nos diur­nos. Es­tá de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que las ho­ras noc­tur­nas aca­rrean una se­rie de pro­ble­mas pa­ra la sa­lud que dis­mi­nu­yen la ca­pa­ci­dad del hom­bre en sus fun­cio­nes de vi­da, tra­yen­do co­mo con­se­cuen­cia un en­ve­je­ci­mien­to ace­le­ra­do con una car­ga de en­fer­me­da­des adi­cio­na­les y un ma­yor ries­go pa­ra de­sa­rro­llar en­fer­me­dad ce­re­bro­vas­cu­lar y de ac­ci­den­tes  la­bo­ra­les. 

El tra­ba­jo noc­tur­no im­pli­ca que de­be­mos ser pro­duc­ti­vos en un ho­ra­rio en el que nues­tro cuer­po pi­de a gri­tos des­can­sar. Nues­tro re­loj cir­ca­dia­no (rit­mo bio­ló­gi­co de 24 ho­ras) se  de­sor­de­na cau­san­do pro­ble­mas de sa­lud a la gran ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res. Co­mo pro­me­dio, se es­ti­ma que los in­di­vi­duos que tra­ba­jan por la no­che sue­len dor­mir en­tre una y dos ho­ras me­nos que un em­plea­do diur­no. Ade­más, su can­san­cio se ve acen­tua­do por el he­cho de tra­ba­jar cuan­do el cuer­po es­tá en pe­río­do de de­sac­ti­va­ción, lo que re­cla­ma un ma­yor es­fuer­zo pa­ra rea­li­zar las ta­reas.

Una de las pri­me­ras con­se­cuen­cias que se pue­den per­fi­lar co­mo ne­ga­ti­vas es la pre­sen­cia de es­trés, pro­ble­mas gas­troin­tes­ti­na­les, irri­ta­bi­li­dad que de man­te­ner­se de ma­ne­ra sos­te­ni­da pue­de lle­var a ge­ne­rar fa­ti­ga. Otro con­jun­to de tras­tor­nos que han ve­ni­do co­bran­do im­por­tan­cia en los per­fi­les de da­ño de la po­bla­ción tra­ba­ja­do­ra, son los lla­ma­dos tra­di­cio­nal­men­te psi­co­so­má­ti­cos, pa­ra re­fe­rir­se a aque­llas en­fer­me­da­des or­gá­ni­cas que se pre­sen­tan en dis­tin­tos apa­ra­tos, sis­te­mas, te­ji­dos u ór­ga­nos del cuer­po hu­ma­no. En­tre los más co­mu­nes se en­cuen­tra la ce­fa­lea ten­sio­nal, mi­gra­ñas, los tras­tor­nos car­dio­vas­cu­la­res (in­far­to al mio­car­dio, arrit­mia, an­gi­na de pe­cho, et­cé­te­ra), hi­per­ten­sión e hi­po­ten­sión y otras. 

Es por eso que des­de nues­tro lu­gar co­mo ac­tor par­ti­ci­pe de la so­cie­dad com­par­ti­mos con el con­cep­to de la OIT de “tra­ba­jo de­cen­te” que in­clu­ye la pro­mo­ción de opor­tu­ni­da­des pa­ra que las mu­je­res y los hom­bres pue­dan te­ner un tra­ba­jo de­cen­te y pro­duc­ti­vo, en con­di­cio­nes de li­ber­tad, igual­dad, se­gu­ri­dad y de dig­ni­dad hu­ma­na pa­ra re­du­cir las di­fe­ren­cias que exis­ten en­tre las as­pi­ra­cio­nes de tra­ba­jo de las per­so­nas y sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les, pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y au­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas se de­ben abor­dar cier­tos as­pec­tos del tiem­po de tra­ba­jo en va­rios ni­ve­les a fin de aca­bar con las “bre­chas” en­tre las ho­ras de tra­ba­jo ac­tua­les y las pre­fe­ri­das por los tra­ba­ja­do­res, dis­tri­buir esas ho­ras, en ho­ra­rios de tur­nos ro­ta­ti­vos bi­mes­tral­men­te o cua­tri­mes­tral­men­te, au­men­tar los des­can­sos en la jor­na­da, lo cual dis­mi­nui­rá los ries­gos y con­tin­gen­cias la­bo­ra­les a los que es­tán ex­pues­tos y así pro­cu­rar el tra­ba­jo de­cen­te en to­do tra­ba­jor de la in­dus­tria.

Co­mo gre­mio bus­ca­mos con­tri­buir a pro­mo­ver el bie­nes­tar in­te­gral de los tra­ba­ja­do­res de los di­ver­sos sec­to­res que ela­bo­ran por tur­nos.

 

Dr. Carlos Ortega MP 5043 - Cardiólogo 

Dra. Marcela Rami MP 28453/0 - Médica Laboral 

Consultorios AMEL